Guía de Oporto

Oporto es la segunda ciudad más importante de Portugal, por detrás de Lisboa. Se encuentra situada al norte del país junto a la desembocadura del río Duero. Limita al norte con Matosinhos y Maia, al este con Gondomar, al sur con el río Duero y Vilanova de Gaia y al oeste con el océano Atlántico.

La imagen más clásica de Oporto El puente desde Ribeira
La imagen más clásica de Oporto El puente desde Ribeira

Oporto es una ciudad muy antigua de origen celta. Cuenta la historia que Cale, un argonauta griego, llegó hasta ahí en un viaje y fundó un enclave comercial. Más tarde, los romanos añadirían  un puerto al que llamaron Portus Cale, así surge el nombre de Portugal.

La ciudad cuenta con un amplio patrimonio histórico, su casco antiguo con estrechas calles y viejos callejones ha sido declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad. Sus casas abigarradas son balcones al río Duero, que como una sábana se han adaptado a las colinas que se asoman a ambos lados.

Gracias a sus monumentos, vinos y promoción turística, Oporto está aumentando de forma importante el número de viajeros y ello ha conferido a la ciudad un importante despliegue de actividades, excursiones, rutas guiadas y oportunidades para conocerla. Por ejemplo, uno de los tours más frecuentes es descubrir la fisonomía de casas sobre la colina desde el crucero por el Duero, o incluso volando con el helicóptero. Los city tours en autobuses son aptos para aquellos que no cuentan con mucho tiempo para pasear por Oporto, si bien es cierto que lo más recomendable es moverse a pié, estirar las piernas y no amedrentarse ante las empinadas cuestas de algunas zonas de la ciudad.

Antes lo habitual era viajar a Oporto para un citybreak, una escapada de fin de semana, pero lo cierto es  cuanto planteamos cuantos días dedicar a conocerla, merece dedicar 3 o 4 días para verla al completo, perderse callejeando sin mapa y dejarse sorprender por lo que nos depara la siguiente esquina de la ciudad.

Que ver en Oporto

Algunos de los  monumentos más importantes que podemos visitar en Oporto son la catedral románica, la Iglesia de San Francisco, el Palacio de la Bolsa, la Torre de los Clérigos, el Palacio Episcopal, la Muralla Fernandina y  el Ayuntamiento.

La mayoría de los atractivos y monumentos de Oporto se concentran en espacios no muy distantes, salvo el Museo de Arte Contemporáneo Casa Serralves, la Caja de Música o la sinagoga Kadoorie.

El núcleo más antiguo de Oporto se halla en el centro histórico que se alza en la parte alta, visible desde casi cualquier punto de la ciudad. Aquí encontraremos los edificios medievales como la Catedral, la Sé que como toda la ciudad ha absorbido de diferentes influencias a lo largo de los siglos estilos que van desde su estructura románica, austera y que asemeja una fortaleza, a los elementos góticos, renacentistas, manieristas y barrocos que la conforman hoy.

Inmediatamente se halla el Paço Episcopal, el palacio obispal; la Igleja de Sao Lourenço o dos Grilos (sede del Museo de Arte Sacro) y la Casa Museo Guerra Junqueiro, que fue uno de los palacios de obra civil barroca más importantes.

La catedral y el centro es un buen lugar para comenzar la ruta de visita a Oporto, ya que además aquí está la Oficina de Turismo, donde nos podemos nutrir de folletos turísticos, mapas e información de las visitas a bodegas y otros horarios de monumentos.

Desde aquí podemos continuar el itinerario hacia A Baixa, el barrio que con el crecimiento de Oporto generó un área urbana donde el comercio era y sigue siendo la actividad principal. No en vano, además de la estación de Sao Bento, nudo de comunicaciones, encontramos el Mercado Bolhao, la librería emblema de Oporto la Librería Lello; calles perfectas para las compras como Santa Caterina, Cafés históricos como el Café Majestic, o zonas de esparcimiento como la Avenida Dos Aliados.

La mágica Librería Tello. Un clásico de Oporto
La mágica Librería Lello. Un clásico de Oporto

Antes de bajar hacia Ribeira podemos optar por subir a lo alto de la torre de los Clérigos, un mirador único para ver Oporto -e incluso el mar- e ir señalando los edificios de la ciudad.

Como si fuésemos un río, nos fusionamos con la gente de Oporto que se mueve en todas direcciones, dejándonos arrastrar por la Calle de las Flores, una de las más bonitas, donde comercios, tiendas y cafés conviven con bellos edificios en reconstrucción o abandonados, cubiertos por la piel de arte urbano que ha dejado huellas que demuestran que lo antiguo y lo nuevo pueden repartirse y mezclarse. La calle desemboca en la Iglesia de la Misericordia, que con sus mosaicos azules y blancos en la fachada nos invita a detener los pasos.

Desde aquí el antiguo Mercado Ferreira Borges con su incondundible color rojo intenso surge encima de la plaza del Infante Don Enrique. Dentro del mercado se suceden exposiciones, conciertos y otros eventos culturales, y fuera tenemos una foto inmejorable del Palacio de la Bolsa, otro de los insignes edificios de Oporto. Casi anexo está la Iglesia de San Francisco, cuyo interior deslumbra por su baño de oro y los exquisitos retablos labrados en madera que parecen cobrar vida.

El barrio de Ribeira se extiende a lo largo del río, con un ambiente animado y cálido tanto de día como de noche, con terrazas donde la vista del Puente Luis I casi obliga a tomarse un vino Oporto de aperitivo y sentarse simplemente a deleitar los ojos. Al otro lado del río, en Vilanova de Gaia ya distinguimos los inmensos letreros de las bodegas, Sandeman, Calem, Ramos Pinto, Ferreira…

La ciudad también es conocida por la cantidad de puentes construidos en distintas fechas y de diferentes estilos arquitectónicos que salvan el río Duero en su camino hacia el Atlántico. Desde lo alto del impresionante Puente Luis I, con su elegante estructura metálica tenemos una vista de otros como Puente do Infante, Ponte Maria Pia o el Puente de São João.

Desde las proximidades del río se pueden ver antiguos edificios estrechos y alargados adornados con azulejos de colores llamativos. Si cruzamos a la otra orilla del río se encuentra la ciudad de Vilanova de Gaia, famosa por sus bodegas del conocido vino de la ciudad: el Oporto.

Vilanova de Gaia

Para muchos viajeros Oporto tiene dos márgenes, separados por el Duero y por los puentes, pero en realidad, la parte sur pertenece al municipio de Vilanova de Gaia, que a la postre es donde se encuentran las bodegas del famoso vino de Oporto.

Como llegar y moverse

En las últimas décadas, Oporto también ha ido transformándose en una ciudad moderna, ya que cuenta con el metro más largo de Portugal que va desde el centro hasta zonas de su área metropolitana como Señora da Hora o Maia y el aeropuerto internacional Sá Carneiro que recientemente ha sido ampliado y alcanza una capacidad de 16 millones de pasajeros anuales. Desde el aeropuerto el metro, actuando como un tranvía nos acerca hasta el centro de Oporto, tras un transbordo en la estación de Trindade y dos paradas en la línea amarilla que nos sitúan en la estación de Sao Bento.

Pese a las cuestas, Oporto es una ciudad para verse andando. El metro apenas tiene sentido para moverse por la ciudad, y las estrechas calles hacen casi inservible el coche. Las visitas guiadas se suelen hacer a pié o con los autobuses turísticos que no pueden acceder a muchas zonas. Por ello sólo queda calzarse ropa cómoda y andar.

Otra alternativa es alquilar bicicleta, muy útil si nos movemos por la orilla del río, ya sea desde Vilanova de Gaia a Riberia o el paseo por el Duero que nos conduce al Museo del Vino o el de Telecomunicaciones.

Tours guiados en Oporto

Información de Oporto

Una fiesta importante que se celebra en Oporto es el 1 de diciembre, se conoce como el Día de la Restauración que conmemora la restauración de la independencia portuguesa de España en 1640.

El clima en Oporto es un clima atlántico, húmedo pero templado y sus noches son frescas. Su invierno es poco lluvioso y raramente nieva, pero cuando lo hace la temperatura desciende llegando a menos de 0º. En verano, la temperatura media oscila entre los 20º C y 35º C siendo los meses más calurosos julio y agosto.

La cercanía de Oporto con España (se encuentra a muy poca distancia de Galicia (Vigo) y Castilla León (Salamanca) y a 600 km de Madrid) hace que sea un destino accesible y atractivo para turistas españoles tanto en autobús como tren,

La tarjeta turística Porto Card que se puede comprar en la Oficina de Turismo (la Oficial) o descargar como App, ofrece suculentos descuentos turísticos si tenemos intención de ver varios museos, iglesias, o transportes (urbanos o en los alrededores de Oporto).

Dormir en Oporto

Oporto es una ciudad que se puede visitar fácilmente sin gastar mucho dinero. El alojamiento no suele ser muy caro, podéis encontrar buscando con antelación  hoteles en pleno centro por un precio medio de 45 € la habitación doble. La mejor zona para alojarse es el barrio de la Torre de los Clérigos y en la Plaza de la Libertad, en pleno corazón de la ciudad. Pero si lo que el viajero desea es una zona más tranquila  puede  buscar alojamiento en la Plaza de la República.

Listado de puntos turísticos a visitar

Se de Porto- Catedral

Puente Luis I

Palacio de la Bolsa

Bodegas de Vilanova de Gaia

Iglesia de San Francisco

Mercado Bolhao

Libreria Tello

Torre medieval

Plaza de Ribeira con sus casas

Torre de los clérigos

Igreja de São Lourenço / “Grilos”

Ascensor funicular de Ribeira

Estación Sao Bento

Fundación De Serralves

Edificio de la Caja de Música